6. Revitalizar el barrio

Idea·79

Transitar de políticas de vivienda a políticas de barrio, lo que implica pensar los planes y programas habitacionales en íntima relación con el entorno en que se desarrollan. Para ello deben establecerse estándares mínimos no sólo para la vivienda, sino para el barrio que ésta conforma junto a otras,  el que a su vez debe estar plenamente integrado - física y socialmente- a un tejido urbano más amplio.

Idea·80

Priorizar en planes metropolitanos y fondos federales los barrios con mayores carencias. Más del 10% de las familias urbanas en México no cuentan con servicios básicos en sus viviendas, estando muchas veces localizadas en zonas inadecuadas para el habitar humano. Los barrios en que estas familias viven deben ser prioridad en una estrategia nacional orientada a terminar con la marginalidad urbana, lo que implica un agresivo plan de mejoramiento físico -que puede incluir la relocalización- y acompañamiento social.

Idea·81

Integrar políticas de mejoramiento de vivienda y barrio. Los programas orientados a la dotación o mejoramiento de espacios públicos y equipamientos deben considerar también problemas como la vivienda deshabitada o en estado de precariedad. La revitalización del barrio debe partir por la habilitación de su condición de lugar apto para la habitación.

Idea·82

Crear una Agencia Nacional de Mejoramiento Urbano que concentre, coordine y priorice esfuerzos programáticos y financieros a nivel federal para el mejoramiento del espacio físico y el entorno social de los barrios.

Idea·83

Definir visiones estratégicas para los barrios a través de la elaboración de planes metropolitanos y planes parciales dotados de una visión ordenadora de políticas públicas de impacto local. Estos planes deben ir más allá de la mera regulación del uso de suelo: tienen que definir una imagen futura deseada y establecer los instrumentos y mecanismos institucionales, financieros y normativos para plasmar estas visiones estratégicas de mediano y largo plazo.

Idea·84

Incorporar a la ciudadanía en la planeación y gestión de sus barrios a través de la implementación de procesos de planeación participativa en los que la comunidad cuente con real poder de decisión en la identificación de necesidades y posterior definición de visión, desarrollo, implementación y gestión de iniciativas de mejoramiento del entorno físico y social en que viven.

Idea·85

Incorporar en los órganos de participación comunitaria a quienes trabajan y estudian en los barrios, y hacerlos corresponsables en la planeación, desarrollo y gestión de programas de sociales y de infraestructura de impacto directo en el espacio barrial.

Idea·86

Condicionar el financiamiento federal a proyectos inmobiliarios vía créditos y subsidiosal cumplimiento de lineamientos y estándares urbanos mínimos, referidos a localización, conectividad, provisión de servicios, equipamiento, criterios básicos de diseño urbano, acceso a redes de transporte público, heterogeneidad funcional, etc.

Idea·87

Fomentar formas de participación público privada en los barrios. Implica desarrollar mecanismos para atraer la inversión privada a proyectos de escala barrial con capacidad de detonar la economía y generar empleos de carácter local. Bajo este esquema, el rol de las instituciones públicas es proveer los incentivos adecuados y establecer una adecuada regulación de las inversiones para que éstas se enmarquen dentro de lo señalado por los instrumentos de planeación territorial, y así tengan un impacto positivo a nivel económico, social y ambiental en los barrios que las albergan.

Idea·88

Dotar de centralidades a los barrios. Comprende la implementación de programas para la construcción de espacios con capacidad para congregar a la comunidad y crear un sentido de pertenencia con el lugar que se habita. Entre estos espacios se cuentan bibliotecas barriales, sedes comunitarias, plazas, parques, canchas, etc. La construcción de estos lugares se debe complementar con programas de acompañamiento social para la gestión comunitaria de los mismos. 

Idea·89

Reactivar los mercados públicos. Considerarlos como equipamientos clave de la ciudad que puedan ser receptores de fondos federales. Para ello deberán establecerse herramientas normativas a nivel local que los protejan de grandes usos comerciales que destruyen el tejido del barrio sin beneficiar mayormente la economía local.

Idea·90

Territorializar el ámbito de representación de los regidores, quienes hoy no responden ante comunidades específicas. Esto ayudaría a canalizar mejor las inquietudes y necesidades ciudadanas relacionadas con el entorno físico y social en que habitan.