3. Acercar la Ciudad

Idea·25

Desarrollar una política nacional de suelo urbano, que considere el suelo como un bien social cuyo uso debe estar orientado al mejoramiento de la calidad de vida de la población, el fomento a la productividad y la protección del medio ambiente. Aunque tiene que fomentarse la participación de la iniciativa privada, debe ser el Estado el que coordine, oriente, facilite y, según sea el caso, controle o sancione el uso del suelo urbano. Especial énfasis debe hacerse en la creación de mecanismos que garanticen el acceso a suelo urbano a los sectores de menores ingresos.

Idea·26

Adoptar el Desarrollo Orientado al Transporte Sustentable (DOTS) como modelo urbano para las ciudades mexicanas. El modelo DOTS articula en el mismo territorio criterios de movilidad no motorizada, espacios públicos, transporte público, usos mixtos, plantas bajas activas y gestión del automóvil, todo ello en un marco amplio de participación ciudadana. 

Idea·27

Definir Normas Oficiales Mexicanas para el desarrollo urbano, en ámbitos como la dotación de servicios, eficiencia energética, vialidad, equipamiento, etc. Con ello se pretende establecer estándares mínimos de habitabilidad y eficiencia en las ciudades de México.

Idea·28

Respetar usos de suelo ambientalmente valiosos. Implica establecer un enfoque ambiental del desarrollo territorial basado en la función social y ambiental de la propiedad. El mecanismo utilizado para la preservación de estos suelos es el pago por servicios ambientales que vayan a un fondo concurrente de la Federación y los estados.

Idea·29

Decretar zonas de protección ambiental en todas las ciudades mexicanas. Las leyes federales en material urbana y ambiental deben establecer la obligatoriedad de su definición y precisar mecanismos para la administración de las áreas de protección ambiental.

Idea·30

Establecer reservas territoriales perimetrales ligadas a los planes metropolitanos. En este sentido, deben instrumentarse mecanismos normativos para el control planeado del crecimiento urbano, y herramientas legales, normativas y financieras que faciliten el desarrollo inmobiliario en  terrenos periurbanos de alto potencial. 

Idea·31

Financiar la adquisición de suelo urbano de interés social a través de la creación de un fondo federal para este fin administrado por la SEDATU. Éste debe condicionar la entrega de recursos financieros a estados y municipios al cumplimiento estricto y auditable de lineamientos de control sobre las formas urbanas.

Idea·32

Detectar zonas aptas para el reciclaje urbano en planes metropolitanos, bien conectadas, servidas y equipadas, y en ellas desarrollar una norma específica que permita potenciar y hacer más eficiente su desarrollo inmobiliario con proyectos de usos de suelo mixtos y vivienda orientada a distintos sectores socioeconómicos.

Idea·33

Promover procesos de densificación y reciclaje en zonas intraurbanas  de acuerdo a criterios DOTS. Esto se realiza a través de los mecanismos normativos y financieros con que cuenta la Federación (subsidios de vivienda, financiamiento a Desarrollos Urbanos Integrales Sustentables (DUIS), fondos metropolitanos, etc.), pudiendo condicionarse la entrega de recursos al cumplimiento de determinados estándares y al desarrollo de zonas y proyectos estratégicos. 

Idea·34

Densificar áreas alrededor de redes y estaciones de transporte público de acuerdo a criterios DOTS. Implica desarrollar instrumentos fiscales y normativos orientados a la conformación de grandes corredores urbanos de uso mixto que concentren flujos y actividades. En este sentido, los procesos de gestión del suelo urbano deben ligarse a la creación de estrategias para el mejoramiento de la movilidad en las zonas que acogerán los nuevos proyectos. 

Idea·35

Fomentar usos mixtos en nuevos proyectos inmobiliarios de acuerdo a criterios DOTS. Estos usos no sólo se refieren a la variedad de actividades presentes en una zona, sino también a la diversidad de ingresos que debe encontrarse en ella. Una política así permite reducir distancias y tiempos de viaje al interior de las ciudades.

Idea·36

Generar nuevas centralidades urbanas en zonas altamente pobladas pero carentes de fuentes de trabajo y equipamiento. Esto implica crear incentivos normativos y financieros que hagan atractivo el establecimiento de nuevos usos en áreas periféricas que hoy son exclusivamente residenciales. 

Idea·37

 
Establecer una política de activación del suelo intraurbano y así aprovechar servicios e infraestructura existentes. Esto implica definir sanciones a aquellos terrenos intraurbanos desocupados o subutilizados. Según sea el caso, puede establecerse la condonación o reducción de impuestos prediales para favorecer la inversión, o el incremento de la carga fiscal para desincentivar la especulación. En este sentido, el cálculo del impuesto predial no debe hacerse sobre el valor del terreno, sino sobre su potencial de construcción.

Idea·38

Implementar esquemas de captura de plusvalías, que son impuestos aplicados según el incremento de valor en el suelo y en la propiedad a raíz de inversiones públicas en el entorno urbano (infraestructura, mejoras en el transporte público, etc.), o cambios normativos que aumentan su rentabilidad. Este modelo de generación de valor se traduce en recursos económicos que pueden ser destinados a una bolsa para el financiamiento de infraestructura urbana y el desarrollo de proyectos de alto interés social. 

Idea·39

Fomentar esquemas de participación público-privada. Con base en la Ley de Asociaciones Público Privadas se propone fomentar esquemas que permitan el desarrollo de proyectos inmobiliarios y de desarrollo social estratégicos en terrenos de propiedad pública ubicados en zonas intraurbanas o periurbanas. Los proyectos deben de encontrarse plenamente justificados en el  beneficio social que se busca obtener, debiendo demostrar su ventaja financiera frente a otras formas de financiamiento.

Idea·40

Desarrollar un mercado de capitales para la inversión inmobiliaria, que facilite la compra de terrenos intraurbanos y la ejecución de obras de infraestructura en ellos.

Idea·41

Transparentar el mercado de suelo urbano. Esto considera la apertura de la base de datos del Registro Único de Vivienda (RUV), que incluye el Registro de Reserva Territorial. Esto facilita la gestión y aplicación de planes y programas territoriales, impidiendo a la vez malas prácticas que fomentan la especulación inmobiliaria.

Idea·42

Reconocer y aprovechar los atributos de la urbanización popular. Implica rescatar valores de los procesos de urbanización realizados de manera informal –como su flexibilidad y capacidad de adaptación a las reales necesidades de los habitantes-, pero que pueden ser considerados en una estrategia integral orientada a incrementar la oferta de suelo urbano y mejorar las  condiciones de vida de quienes viven en estos sectores. En este sentido, se sugiere incorporar procesos de planeación pública y participación de la iniciativa privada para el desarrollo de proyectos de construcción y mejoramiento de vivienda en áreas bien conectadas de origen informal.

Idea·43 

Impulsar esquema de pequeños desarrolladores inmobiliarios. Con ello se busca convertir en inversionistas a propietarios individuales de predios susceptibles de ser densificados, pudiéndose ofrecer en renta las propiedades generadas. Para ello es necesario activar mecanismos legales para impulsar, facilitar y a la vez regular la labor de estos micro-emprendedores inmobiliarios.

Idea·44


Generar descuentos o exenciones fiscales, registrales y notariales que faciliten y hagan menos costoso el cambio de domicilio, con la finalidad que la población pueda reubicarse con base en la cercanía a su empleo, lugar de estudio, redes sociales, etc.